Botox

La Toxina botulínica (botox) tipo A es una proteína producida por la bacteria Clostridium botulinum. Se trata de una proteína altamente purificada que, en dosis muy bajas, no produce efectos nocivos a pesar de su procedencia.

Cuando se inyecta Toxina botulínica tipo A en un músculo específico, disminuye la actividad de éste, inhibiendo su contracción. De esa forma, el músculo se paraliza temporalmente y se relaja, evitando o mejorando las arrugas de expresión.

¿Cómo actúa la Toxina botulínica?

Como individuos, todos tenemos diferentes razones para querer modificar nuestro aspecto y, en última instancia, cómo nos sentimos. Un cambio pequeño, como mejorar el aspecto de las líneas de expresión, puede suponer una gran diferencia para nuestra confianza y vitalidad. Los tratamientos con Toxina botulínica tipo A, relajan transitoriamente los músculos tratados, atenuando el aspecto de las líneas del entrecejo, frente y patas de gallo.

botox

¿En qué consiste el tratamiento?

Podrás seguir expresando tus emociones, sonriendo y frunciendo el entrecejo, simplemente notarás que en los días siguientes al tratamiento las arrugas en torno a las zonas tratadas parecen más suaves y menos marcadas.
Esto se debe a que el tratamiento Toxina botulínica tipo A evita que los movimientos musculares arruguen repetidamente la piel del área tratada

¿Cuánto durarán los efectos del tratamiento?

Los efectos de la Toxina botulínica tipo A duran, como media de 4 a 5 meses después de los cuales, los músculos vuelven a recuperar progresivamente su fuerza de contracción y, por tanto, las arrugas vuelven a aparecer de nuevo, pero nunca con mayor intensidad que antes de su aplicación. No es un tratamiento permanente, sus efectos son reversibles.